BAMBUSFERA, un espacio saludable

Cuando hablamos de arquitectura sostenible siempre pensamos en el uso de materiales naturales y de técnicas de construcción de bajo impacto ecológico, olvidándonos que además de velar por la salud medioambiental y el cuidado de nuestros recursos, también se preocupa por la calidad de los ambientes que genera. Por lo tanto, hay que remarcar que la arquitectura sostenible quiere poner conciencia en la salud y en el diseño de los espacios, teniendo en cuenta la salud de las personas que lo habitan.

A veces entendemos la arquitectura como el diseño y la construcción de espacios que rodean el mundo y a las personas. Hay que poner la salud de estos espacios y de las vidas en valor en el momento de diseñarlos. La sensación de confort, la exposición de materiales naturales y transpirables, la baja contaminación de los espacios interiores, la capacidad de entrada de luz, la ventilación natural y la proporción de los espacios, son conceptos y elementos claves que entran en juego cuando queremos hacer una arquitectura más saludable, porque están más en contacto con las personas. Las paredes, los suelos y las aperturas, son elementos a los cuales estamos expuestos de forma directa y por eso los materiales y sus acabados son muy importantes.

La Bambusfera es un espacio que reúne estos elementos que hacen que cuando estamos en su interior podamos percibir que es un espacio saludable. El bambú, material natural de bajo impacto ecológico, nos rodea una vez dentro del espacio y nos transmite una sensación de confort. Además ofrece la posibilidad de sentirse acogido en un espacio exterior, un espacio con la posibilidad de estar abierto, o parcialmente cerrado, y que reivindica la posibilidad de habitar espacios exteriores de forma recogida.

En las zonas mediterráneas, muchas de las actividades que hacemos y de los lugares donde pasamos el tiempo son espacios exteriores, o semi exteriores. De este modo, la Bambusfera se puede utilizar como comedor o cuarto de estar exterior.

Salud es bienestar, y la arquitectura tiene que incorporar elementos que den una calidad más saludable al ambiente. También tiene que generar espacios acogedores y armónicos que permitan reunir las condiciones de bienestar en todos los ámbitos. Así pues, la Bambusfera incorpora plenamente este concepto de bienestar y salud, por un lado por sus materiales, y por el otro, por su forma geodésica que hace que esta cúpula de bambú genere un espacio de armonía por su forma y proporción, y una sensación de recogimiento, calidez y confort. Rodea tus acontecimientos con la Bambusfera!